Coaching ontológico: una herramienta útil para mejorar la competitividad de las empresas. El caso de ESA Logística, por Gabriel Gómez, consultor y coach organizacional

ESA Logística realizó en noviembre 2012 una jornada empresarial dirigida a sus  clientes, para acercarles una propuesta enriquecedora, tomando la calidad y la excelencia como forma de vida. El ingeniero Gabriel Gómez, llevó adelante este taller, denominado “Del Líder al Líder coach: ¿Repetir el pasado o Diseñar el futuro?”, que se sintetiza a continuación.

 
Leonel Enrique Gómez y  Florencia Soledad Gómez, Vicepresidente y Directora de ESA Logística; Gabriel Gómez, Coach; Rodrigo Exequiel Gómez y Julián Alberto Gómez, , Presidente y Director de ESA Logística

Puntos ciegos

Las personas tienen la tendencia a relacionarse e interpretar las cosas desde sus certezas. El cerebro funciona completando  todo lo que no conoce con lo ya conocido. Hay cosas que conocemos que nos impiden ver lo nuevo; y no hay forma de verlo salvo que nos arriesguemos a estar en un punto de ceguera. Mi cerebro funciona así. Yo completo con mi experiencia.

Vale entonces preguntarse si percibimos lo que vemos, si sabemos realmente cómo son las cosas. Uno “ve lo que ve”, valga la redundancia, no “lo que es”. El problema surge cuando se cree que lo que se interpreta es “verdad”. Si uno está abierto a decir “no sé si será así” es diferente a “no, yo sé que es así”; en este último caso, uno queda encerrado en su propia visión.

 


Vista del encuentro realizado en el restaurante Estilo Campo de Puerto Madero

La tendencia del hombre es siempre a interpretar, dado que la realidad es inaccesible, es siempre una interpretación. La realidad no puede percibirse sino a través del propio filtro de cada uno. Solo podemos observar desde nuestros propios cristales biológicos, emocionales, interpretativos. No sabemos cómo son las cosas, sino que sabemos lo que interpretamos.  
Realidad: hechos + interpretaciones
La “realidad” es una suma de los hechos y las interpretaciones. No puedo decir que no existen los hechos, pero yo no tengo acceso a ellos si no los interpreto. Y cuando los interpreto dejaron de ser un hecho. Es mi realidad.

REALIDAD = HECHOS + INTERPRETACIÓN

Para ejemplificar: En una empresa un hecho puede ser “no cumplió con la tarea”. Pero decir “ese empleado es ineficiente” deja de ser un hecho y se convierte en una interpretación. Las personas no son un producto terminado, sino que están en proceso y es posible trabajar sobre ellas para desarrollarlas. Pero es imposible hacerlo si no se deja de aferrar la persona a su interpretación.  Es necesario “soltarse” de  la certeza, para que la situación cambie.

El líder coach ve siempre posibilidad. En lugar de relacionarse con el pasado, se relaciona con el futuro y dice qué quiere que pase.
Para describir la realidad las personas utilizan los actos del habla. Para juzgar, las interpretaciones. A estos hechos biológicos, los actos del habla, se los llama afirmaciones. Pueden ser verdaderas o falsas. Aportan evidencia de veracidad. Las interpretaciones son llamadas juicios. Son los juicios que las personas realizan sobre las cosas. Nunca son verdaderos o falsos, no pertenecen al mundo de los hechos sino al de las interpretaciones. Manifiestan autoridad y fundamentación.

“Las personas siempre interpretan y lo hacen también cada vez que explican algo. No pueden elegir qué pensar e interpretar. Si ante un hecho hay algo que me incomoda, debo solucionarlo, porque sino en un futuro seguiré aferrado al pasado con una cuenta pendiente. Si yo no me completé, soy yo el responsable”.

¿Cómo represento mi conocimiento?

Dentro de mi espacio de conocimiento encuentro “lo que sé que sé” y aquello que “sé que no sé”. Pero este se haya dentro del círculo de conocimiento total, el cual es infinito y del cual solo representa una parte ínfima. Desde mi espacio de ceguera, aquello que no está incluido en mi espacio de conocimiento (“lo que no sé que no sé” y “lo no sé que sé”), tengo posibilidades infinitas. Desde mis certezas solo tengo opciones. Como líder coach se puede decir ‘hay cosas que no sé’. Y ahí empieza un camino de diseño futuro.

La incomodidad es lo que mueve a las personas a modificar o a crear algo nuevo. Esta incomodidad no surge de las certezas de uno, sino de ese otro espacio desconocido. A partir de las certezas lo único que se obtiene son opciones: pasar de lo que yo sé que no sé a lo que sé que sé. No reconocer espacios de ceguera conduce a la arrogancia. Reconocerlos, conduce a la apertura, la posibilidad, la humildad.

 
Asistentes realizando una actividad

El recurso común que tienen todas las organizaciones es la conversación. Si todo el tiempo estamos conversando, y por tanto, todo pasa por una conversación, es justamente una conversación lo que falta cuando se carece de algo para lograr un resultado.

Yo necesito crear conversaciones para completarme. Si lo hago pasa una cosa, sino, otra. Corremos el riesgo de creer que los juicios son verdaderos. Y la no confrontación se puede convertir en una confrontación eterna.

Resumiendo…

El líder coach utiliza un habla responsable reconociendo puntos ciegos, su tendencia a interpretar, sus espacios de ceguera y fundamenta sus juicios sin catalogarse ni catalogar.

Crea contextos y procesos comunicacionales para la incorporación de habilidades y competencias genéricas que desarrollan confianza como base de las relaciones y del compromiso para hacer que las cosas pasen.

Le interesa la calidad del personal como base de las demás calidades. Y cree profundamente que la calidad de la relación hace a la calidad del resultado.

¿Que facilita el líder coach?

Lidera desde una nueva forma de ser, que permite, entre otros beneficios:

Incrementar sensiblemente la capacidad de logros cerrando la brecha “lo que quiero-lo que puedo”.Mejorar la calidad de vida: “vivir la vida” en vez de “ser vividos por ella”Diseñar futuro en vez de repetir pasado.Comunicarse y accionar proactivamente y no reactivamente.Dominar la gestión emocional y accionar desde la elección y no desde la obligación. Pedidos vs ordenes.

¿Cómo lograr los resultados deseados?

Las competencias necesarias para el logro y la transformación de los objetivos no deseados en deseados son lingüísticas y emocionales y se basan en el diseño de conversaciones. El diseño conversacional tiene en cuenta también el habla y la escucha. El líder coach no es alguien que mueve cosas o gente, sino el que crea una red de compromisos conversacionales alineados con la visión.

No puede haber transformación organizacional sin transformación individual. Para el logro de resultados necesito diseñar y transformar al observador que estoy siendo. Proponemos que es posible modificar al observador que estoy siendo interviniendo en su coherencia en los tres dominios que la componen: cuerpo, lenguaje y emoción.

A su vez, para vivir y relacionarse con el mundo, las personas disponen de dos tipos de lenguajes. Por un parte, cuentan con un lenguaje explicativo, mediante el cual describen lo existente, a través de los dos actos del habla: las afirmaciones  y los juicios. Por otra parte, se encuentra el lenguaje generativo, el cual es propio del líder coach. Mediante este lenguaje, el coach se compromete a hacer lo que sea necesario para lograr crear ese mundo nuevo que aun no existe. Esto lo hace con otros actos del habla: declarar, pedir, ofrecer, prometer.